Archive

Monthly Archives: Novembre 2012

Amb Johan Thörnqvist he descobert una manera diferent de fer fotografia lluny de la mirada informativa. Amb un estil molt personal aquest dissenyador gràfic aconsegueix il·lustrar un petit univers ple de detalls.


Con Johan Thörnqvist he descubierto una manera diferente de hacer fotografía lejos de la mirada informativa. Con un estilo muy personal este diseñador gráfico consigue ilustrar un pequeño universo lleno de detalles.


With Johan Thörnqvist I discovered a different way of doing photography out of the  informative sight. With a personal style this graphic designer illustrate a little universe full of details.

Ahir parlàvem de fins a quin punt és lícit el retoc d’imatges en el camp del fotoperiodisme.
Està permès el retoc de les llums, la saturació, els filtres, el vinyetejat, etc., o bé s’hauria de limitar, direm, al contrast? En cas que considerem que el retoc de color o les llums no necessita cap mena de justificació no deixa de ser un referent de la realitat quan es satura, per exemple, la fotografia d’un paisatge? Afegir “dramatisme” en una escena que no el té és possible, però és ètic?
És inevitable que una fotografia sigui subjectiva, darrere la càmera sempre hi ha un fotògraf que decideix fer la fotografia i per tant comunicar el seu missatge, però la subjectivitat d’una imatge no es transmet també amb un enquadrament concret, potenciant elements, o fins i tot dirigir la mirada de l’espectador cap al punt jugant amb la profunditat de camp?

O bé la manipulació pel que fa referència a l’extracció o afegit d’elements és el veritable límit ètic del fotoperiodisme? El format RAW permet tots els primers exemples però no la manipulació. És aquesta la franja real?

Em sembla interessant plantejar un debat sobre si el fotoperiodista parteix d’un codi deontològic global i comú entre la professió o només ha de donar resposta davant la seva pròpia ètica. Quantes vegades hem sentit a parlar del sensacionalisme de les imatges en zones de conflicte i de la prioritat de molts fotògrafs de pensar en futurs guardons a l’hora de disparar una fotografia.
Potser no cal recórrer als extrems de la fotografia de guerra per descobrir quin és el codi deontològic de cadascú; la decisió de retocar (salvatjament) o no les imatges ens toca a tots una mica més a prop i segur que tenim opinions ben diferents.

 

Ayer hablábamos de hasta qué punto es lícito el retoque de imágenes en el campo del fotoperiodismo.
¿Está permitido el retoque de las luces, la saturación, los filtros, el viñeteado, etc., o bien se debería limitar, diremos, al contraste? En caso que consideramos que el retoque de color o las luces no necesita ningún tipo de justificación ¿no deja de ser un referente de la realidad cuando se satura, por ejemplo, la fotografía de un paisaje? ¿Añadir “dramatismo” en una escena que no lo tiene es posible, pero es ético?
Es inevitable que una fotografía sea subjetiva, detrás la cámara siempre hay un fotógrafo que decide hacer la fotografía y por lo tanto comunicar su mensaje, pero ¿la subjetividad de una imagen no se transmite también con un encuadre concreto, potenciando elementos, o incluso dirigir la mirada del espectador hacia el punto jugando con la profundidad de campo?

O bien la manipulación por el que hace referencia a la extracción o añadido de elementos es el verdadero límite ético del fotoperiodismo? El formato RAW permite todos los primeros ejemplos pero no la manipulación. ¿Es esta la franja real?

Me parece interesante plantear un debate sobre si el fotoperiodista parte de un código deontológico global y común entre la profesión o sólo tiene que dar respuesta ante su propia ética. Cuántas veces hemos oído hablar del sensacionalismo de las imágenes en zonas de conflicto y de la prioridad de muchos fotógrafos al pensar en futuros galardones a la hora de disparar una fotografía.
Quizás nohace falta recorrer a los extremos de la fotografía de guerra para descubrir cuál es el código deontológico de cada uno; la decisión de retocar (salvatjemente) o no las imágenes nos toca a todos algo más cerca y seguro que tenemos opiniones muy diferentes.

365vagues és el projecte fotogràfic que recull les manifestacions que van passar davant l’agència durant un any. Totes les imatges van ser preses amb l’aplicació Instagram per la seva immediatesa i difusió. *aquest projecte va ser interromput amb el canvi d’ubicació de l’agència.


365vagues es el proyecto fotográfico que recoge las manifestaciones que pasaron en frente la agencia durante un año. Todas las imágenes fueron tomadas con la aplicación Instagram por su inmediatez y difusión. *este proyecto fue interrumpido con el cambio de ubicación de la agencia.


365vagues is the photographic project that collects the strikes happened in front of the agency for one year. All images were taken with the app Instagram for its immediacy and dissemination.
* This project was interrupted with the change of location of the agency.

Sempre m’ha agradat explicar històries. M’he fet gran i amb les paraules també han crescut les inquietuds. Ara les acompanya una càmera.

Avui començo aquí, amb les paraules de John Malkovich de la veu de David Airob.

Puede que tu trabajo sea convincente y original. Puede que sea profundo, que llegue, que sea contemplativo y único. Que nos ayude a reflejar la cuestión de lo que significa ser humano, y puede que esa reflexión esté bendecida con corazón, sinceridad, honestidad y gracia. Que se sobrepongan a la adversidad, a la censura, a la pobreza y al nihilismo, como muchos se verán casi ciertamente obligados a hacer. Es probable que seas bendecido con el talento y el rigor de enseñarnos cómo late el corazón humano en toda su complejidad, así como la humildad y la curiosidad necesarias para hacer de ello la obra de vuestra vida. Y que sea lo mejor de vosotros – ya que será lo mejor de vosotros, y aun así, se dará sólo en los momentos más singulares y breves – lo que consiga enmarcar esa que es la pregunta más básica de todas: “¿Cómo vivimos?”. ¡Buena suerte!

Benvinguts al meu blog.

Siempre me ha gustado contar historias. Me he hecho mayor y con las palabras también han crecido las inquietudes. Ahora las acompaña una cámara.

Hoy empiezo aquí, con las palabras de John Malkovich de la voz de David Airob.

Puede que tu trabajo sea convincente y original. Puede que sea profundo, que llegue, que sea contemplativo y único. Que nos ayude a reflejar la cuestión de lo que significa ser humano, y puede que esa reflexión esté bendecida con corazón, sinceridad, honestidad y gracia. Que se sobrepongan a la adversidad, a la censura, a la pobreza y al nihilismo, como muchos se verán casi ciertamente obligados a hacer. Es probable que seas bendecido con el talento y el rigor de enseñarnos cómo late el corazón humano en toda su complejidad, así como la humildad y la curiosidad necesarias para hacer de ello la obra de vuestra vida. Y que sea lo mejor de vosotros – ya que será lo mejor de vosotros, y aun así, se dará sólo en los momentos más singulares y breves – lo que consiga enmarcar esa que es la pregunta más básica de todas: “¿Cómo vivimos?”. ¡Buena suerte!

Bienvenidos a mi blog.

I’ve always loved to tell stories. My vocabulary has increased as has my intrigue, now accompanied by a camera.

Today I start here with John Malkovich’s words and David Airob’s voice.

“May your work be com­pel­ling and ori­ginal. May it be pro­found, touch­ing, con­tem­plat­ive, and unique. May it help us to reflect on the ques­tion of what it means to be human, and may that reflec­tion be blessed with heart, sin­cer­ity, candor, and grace. May you over­come adversity, cen­sor­ship, poverty and nihil­ism, as many of you will most cer­tainly be obliged to do. May you be blessed with the tal­ent and rigor to teach us about the beat­ing of the human heart in all its com­plex­ity, and the humil­ity and curi­os­ity to make it your life’s work. And may the best of you — for it will only be the best of you, and even then only in the rarest and briefest moments — suc­ceed in fram­ing that most basic of ques­tions, ‘how do we live?’ Godspeed.”

Welcome to my blog.